2010: Bolivia digital – Reencuentro en Beni

 

30 años después: check-in en el aeropuerto de El Alto para el vuelo a Rurrenabaque. Junto a mí, mi hijo Nino, de 16 años. Le hablé mucho de mis viajes y el quiere conocer la selva. Pasamos las vacaciones en Bolivia y viajemos 5 semanas.

Viajar en avion de La Paz a Rurenabaque

Esta vez no me espera ningún transportador de carne ni ninguna aerolínea militar. A diferencia de entonces, ahora hay vuelos regulares de pasajeros, que ya no se pagan según el peso, sino según el número de personas. A bordo hay asientos, cinturones de seguridad, máscaras de oxígeno para emergencias e incluso un pequeño informe de seguridad. Estamos justo detrás de los pilotos y estamos felices de volar en un avión de hélice. „Los pilotos bolivianos son los mejores del mundo“, le aseguro a Nino. No parece que tenga la menor duda sobre el piloto o el avión. El viaje dura menos de una hora. Volamos sobre los Andes con una gran vista de la Cordillera, luego de los Yungas.

avioneta llegando a Rurenabaque

hoy ya no hay que viajar en los ‚bomberos de carne‘ sino en avionetas

Creo que incluso puedo ver el camino serpenteante que va desde el Paso de los Andes hasta los Yungas, la zona de transición entre la Cordillera oriental y la Amazonía boliviana. Se llama „Carretera de la Muerte“. En sólo 63 kilómetros supera los 3.500 metros de altura. Tiene muchas curvas, y muchos autobuses se han hundido por las empinadas pendientes. A la orilla de la carretera hay cruces, y al igual que los monumentos conmemorativos, los restos de coches y autobuses se distribuyen en las laderas. Mientras tanto hay un camino nuevo y bien construido, el viejo solo es usado por gringos locos y aventureros para descensos rápidos en bicicleta de montaña.

La nueva carretera a Yungas

Nino y yo tomamos el autobús la semana anterior y pasamos unos días en Coroico, a 1900 metros sobre el nivel del mar. Aunque la nueva carretera es excelente y mucho menos peligroso sigue siendo una experiencia impresionante  de viajar a través de las diferentes zonas climáticas y ecológicas en sólo unas horas.

pasando la cumbre iendo a Yungas por carretera

pasando la cumbre iendo a Yungas por carretera

Primero el autobús se atormenta en el paso de los Andes, con grandes vistas y – en nuestro caso – una ligera nevada. Luego baja en curvas salvajes, se vuelve más verde y húmedo, uno conduce a través del bosque nublado y finalmente llega a Coroico. Esto es sólo una quinta parte de la distancia a Rurrenabaque.

Cómo sudabamos en nuestros asientos de plástico para llegar a Rurrenabaque en aquellos tiempos. En las carreteras sin asfaltar y a menudo con obstáculos en la carretera, que debía ser eliminada con la unión de las fuerzas de los pasajeros, a veces había rocas estrelladas en el camino o un puente dañado que obligaba al conductor a tomar el camino por el agua.

Me estiro cómodamente en mi asiento de avión y estoy muy contenta de tener eso detrás de mí. Por supuesto que era pura aventura y tenía su encanto en ese momento. Pero con todos los hermosos recuerdos, no he olvidado los esfuerzos asociados y la tortura física. Ahora uno podría decir: ¿Pero cómo puedes ocultar tales aventuras a tu hijo? Creo que mi hijo puede hacer eso si viaja sin mí. Por cierto, eso es lo que hizo más tarde.

rio Tiuchi viajando a Madidi

Rio Tiuchi viajando a Madidi

Mientras tanto aterrizamos descansados después de 40 minutos de vuelo en Rurrenabaque. Allí nos espera una canoa de ocho personas, también reservada en Internet. Desde Rurrenabaque se pueden hacer hoy sin problemas visitas guiadas. Por ejemplo, un paseo en barco por el Río Yacuma, donde se ven delfines de agua dulce rosados. Dos tours más largos van al Parque Nacional Pilón Lajas y al Parque Nacional Madidi, ambos bosques tropicales lluviosos con una variedad inusual de especies.

Viaje en canoa en el Río Tuichi: Falta agua en la selva

Reservé un viaje al Parque Nacional Madidi. El viaje en canoa dura seis horas, primero en el Río Beni y luego en el Río Tuichi. El Tuichi tiene muy poca agua en este momento. Es agosto, invierno sudamericano, la mejor época para viajar por la selva. Pero este año no había llovido durante un tiempo inusualmente largo, explica el barquero. Nunca he oído que la lluvia podría estar ausente en la selva tropical. De vez en cuando el barquero sube el motor porque el nivel del agua es demasiado bajo. Luego remamos por los rápidos. Un asunto bastante inestable en una canoa tan estrecha y larga. Los caimanes se acuestan en la orilla y observan con interés. No vuelques ahora. Pero el barquero parece saber exactamente lo que está haciendo. Pronto volvemos a aguas más profundas y el motor se pone en marcha de nuevo.

Cuando no está guiando su canoa a través de rápidos y bajíos, nos habla de Madidi. En este parque nacional protegido hay 45000 especies de plantas diferentes y cerca de 10000 especies de aves. Como si estuviera al mando, un enjambre de guacamayos vuela sobre nosotros. En Chalalán, el lugar donde nos quedarémos unos días, los indigenas de las tierras bajas locales ofrecen visitas guiadas. Nos ensenaran las plantas que se usan para curar enfermedades, construir casas y hacer ropa. Conocen la flora y la fauna, leen los rastros de jaguares y pumas, tapires y osos. Ambos estamos muy emocionados de aprender más sobre esta extraña y peculiar vida en la selva. Por supuesto, tengo curiosidad por saber qué serpientes y ranas venenosas pasé hace 30 años y qué tesoros naturales había en mi camino sin que yo me diera cuenta.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.